La lucha por ascender, va acotando a los candidatos

SE REDUCE LA CANTIDAD DE EQUIPOS, PERO NO LAS DIFICULTADES.

Afortunadamente para el espectador neutral y para los que nos dedicamos a la cobertura y análisis periodístico de la Liga Santafesina; el octogonal por el ascenso a la primera división, ha arrojado equipos de menor valía, que se han propuesto jugar de igual a igual, frente a los de “elite” en este reducido por el pase a la máxima categoría.

Queda más que claro, que una vez que arranca esta fase final, este último certamen, el contexto futbolístico de cada uno de los participantes se hace a un lado, aquí empieza la verdadera división “B” de la liga.

San Cristóbal, quien es el mejor de la tabla acumulada, aunque clasificó en el último lugar de los equipos que lograron el acceso al octogonal, recién pudo empezar a asegurar su participación prácticamente impostergable, ante Ciclón Norte, en el cuarto de hora final, lapso en el que logró convertir 3 goles para cerrar el 5-1 final y clasificar, ante un equipo que tiene la humildad del típico club de pueblo (Cayastá).

Un club que ni siquiera es de los denominados “grandes de la categoría”, pero que ha cumplido con una temporada 2019, que conduce a toda la familia de Ciclón Norte, a creer en una posible final, en no mucho tiempo. De hecho, se dio el lujo de complicar a uno de los serios candidatos a regresar a la elite del futbol liguista, último campeón y el mejor en la tabla acumulada. San Cristóbal – Ciclón Norte, quizás uno de los partidos que en la previa era el más desparejo de todos, incluso en el resultado final al menos, el “verde de las quintas” logró establecer esa diferencia en el marcador definitivo.

Otro cruce que a priori, tenía a uno de los rivales muy por encima del otro, tanto en los encuentros previos de cada uno, a nivel físico futbolístico y hasta nombre por nombre inclusive. Hablamos precisamente de Nuevo Horizonte – Floresta. El conjunto “Turqueza” cumplió con una regularidad notable en los 5 partidos que disputó en la zona “Campeonato A”. La de los mejores equipos, si hablamos de las posiciones en que terminaron estos cuadros, en el certamen anterior, posiblemente con su base, en la parte defensiva, con una clara solidez, incluyendo a su guardameta, el inoxidable Douchin.  Sin ser de los más vistosos y voraces, de mitad de cancha hacia adelante, ha demostrado ser un equipo sumamente difícil de doblegar. Del otro lado, se presentaba Floresta, un equipo de los más amateurs de la categoría, con jugadores, dicho desde los propios protagonistas, que, debido a sus obligaciones, no tienen la posibilidad de entrenar como reclama esta fase del torneo. Ese dilema por momentos se hace notar, Floresta venía de la zona “Clasificación”, la de los equipos de menor nivel en la B. Clasificó como primero en su grupo, ya que, en este agrupamiento, solo logra avanzar de instancia solo un participante. Decididamente, en este caso, Floresta supo poner en aprietos a los jugadores del “Nuevo”, a través de la presión alta y el ataque ancho. Hasta tuvo la chance más clara, a partir de un disparo que dio en el caño. De esta manera, con un Nuevo Horizonte confundido y un Floresta acomodándose y con el libreto bien en claro, el resultado final del primer tiempo fue 0-0.

Ya en la segunda parte, la resistencia del “Bicho” comenzó a ser cada vez menor y tal como sucedió en el encuentro mencionado anteriormente, la ventaja en el tanteador y la demostración en este, de las distancias entre un rival y otro, recién se puso de manifiesto, transcurriendo los últimos minutos de partido. Fue un 3-0, que, si bien era lo más lógico, si analizamos el desarrollo del enfrentamiento, se puede acusar a este resultado de un poco mentiroso.

Los duelos que presentaron mayor emotividad, y que incluso, de alguna u otra manera fueron los que entregaron, definiciones más sorpresivas, fueron Deportivo Nobleza -Banco Provincial y Nacional – Juventud Unida.

Deportivo Nobleza venía atravesando una fuerte crisis de efectividad y de solidez defensiva, ya que es un equipo con ataque rápido profundo, con una presión de alto voltaje, una actitud encomiable y por último, siempre tratan de jugar con pelota al piso.  Pero la falta de gol en sus delanteros, y el déficit de caerse y desconcentrarse en los últimos minutos, condujeron a la “Vizcachera” a tener que esperar hasta la última fecha para clasificar. Con algo de fortuna y obteniendo apenas 4 puntos de 15 posibles, por otro lado, aunque en una zona “Campeonato B” donde se enfrentó a buenos equipos, pero no a los mejores, estaba Banco Provincial. Un equipo con la obligación, por historia, de pelear en los puestos de arriba. Si de ascenso se trata, el conjunto del norte de la capital, clasificó a este torneo eliminatorio, como primero en su grupo y a uno fecha del final, obteniendo 13 puntos de 18 posibles. S

in embargo, Nobleza supo sacar una diferencia importante en el marcador, de 2-0, y demostró que está lo suficientemente capacitado para a todas las virtudes que ya poseía, debía mejorarle los defectos que atentaron en varias ocasiones con su principal objetivo que es el ascenso.

Banco, distinguiéndose, de los demás visitantes que quedaron afuera, logró descontar y mantener el suspenso hasta el final. Pero al triunfo se lo quedó Nobleza, que toma como una especie de revancha, del sufrimiento y de la falta de suerte que soportó durante todo el torneo que clasificaba al octogonal final.

Pero de si de grandes golpes hablamos, entonces debemos hablar de lo que fue la visita de la “Juve” a barrio centenario. Donde Nacional recibía al “Tricolor”, por un lugar en la semifinal, que enfrentaría a uno de estos equipos con el que a la postre, terminó siendo Nuevo Horizonte.

                       UNA JUVENTUD EN CRECIMIENTO.

Queda claro que la experiencia de “Pancho” Varetto le ha aportado al plantel de Juventud Unida una inteligencia para plantear los partidos, que le aporta un valor agregado al equipo, sobre todo a la hora de enfrentarse a adversarios tan complicados como Nacional. Donde el equipo de Candioti, trató a través de la tenencia de pelota, explotar las grietas que pudiera presentar el fondo del “Albo”.

Por su parte el local, se encontraba aturdido por el planteo inesperado de su rival y no lograba hacerse del balón, ni poner en posición y posesión cómoda ni a Carpenzano ni a Ojeda ni a Insaurralde, que en los primeros 15 brillaban por su ausencia.

La apertura en el tanteador llegó a través de “3 jugadas de gol en una” que sacó prácticamente de la galera Nacional,  mediante una fórmula que les ha dado un rédito considerable a lo largo de la temporada, estamos hablando de la pelota quieta. Forma en la cual, a los 19 minutos de la primera etapa, Nacional primero sufrió un claro penal que le hicieron a Marcos Espinoza en costado derecho del área. El árbitro no cobró, pero esta jugada pasó rápidamente al olvido, porque luego de una pifia de Insaurralde, llegaría la definición y el gol de Juan Núñez. Que, a pesar de sacar un disparo mordido, estampó el 1-0, ante una defensa estática, que solo miró la acción de los delanteros.

Ganaba 1-0 el “Albo”, justo en el mejor momento de la “Juve”. A partir de la derrota parcial, Juventud Unida sacó aún más energías, para ir a buscar la paridad, que era lo que más combinaba con el trámite del partido.

Así a los 29 minutos, otra falla en el fondo, en este caso del “Albo”, cuando una pelota rechazada por parte del fondo visitante, derivó en una habilitación para Ávila, que se aprovechó de la lentitud con la que fue a defender esa acción Rubén Goris, para ganarle la posición a este último y forzarlo a cometer penal al arquero. Emanuel Vallejos central y capitán, puso el 1-1 con un remate seco abajo, al palo derecho del Presenqui.

El complemento, quizás a partir del agobiante clima que reinaba en la ciudad, bajó mucho con respecto a la intensidad y a los ataques propuestos por ambos. Esto fue más perjudicial para Juventud Unida, que lograba complicar a Nacional, a través de cortarle los circuitos de juego y llevar mucha gente a campo rival para mantener mayor posibilidad en la gesta de alguna jugada de gol.

Ya metiéndonos en los últimos 10 minutos el local subió sus ambiciones y empezó a sentir que el cansancio de su adversario, podía ser un punto de inflexión. En la agonía y con otra pelota detenida, que llegó el segundo gol para los del sur. Gracias a un tremendo cabezazo del goleador Insaurralde, que dejó sin chances al “Gringo” Gerosa y desató la locura de la parcialidad local. También el lamento del equipo de Candioti, que nuevamente pagaba caro sus desajustes defensivos.

Con el gol, los dirigidos por González empezaron a dominar los tiempos del partido, dispuestos a alejar lo más posible del su arco a los de Varetto. Para eso, trató de morder en la mitad del terreno y a partir de la recuperación de pelota, hacerla circular con fluidez para encontrar rápidamente los espacios. Esta búsqueda por liquidar el pleito tuvo sus frutos, ya que Nacional dispuso de 3 chances claras, que inclusive, 2 de ellas, obligaron a Gerosa a grandes tapadas.

Pero si hay un axioma que tiene vigencia en este deporte, aunque algunos lo olviden, es que los partidos no culminan hasta que el árbitro da el pitido final. Dicho esto, y sumado a la entrega que tuvo el cuadro tricolor, faltando solo un minuto para el final del partido, Ávila anotó el gol del empate y decretó la definición por penales. Lo demás ya es historia conocida, Juventud Unida, se quedó con la clasificación.

INSTANCIAS DONDE EL “CURRÍCULUM” PIERDE VALOR.

El próximo fin de semana, nos develará quienes serán los dos finalistas, que lucharán por Un lugar en el duelo por el primer ascenso, Nuevo Horizonte recibirá a Juventud Unida, mientras que San Cristóbal hará lo propio frente a Nobleza. A medida que pasan los partidos van quedando los equipos que mayor rebeldía han tenido para superar los duros escollos que se les han presentado.

Ya que está demostrado, que, en estas instancias, no hay realmente equipos favoritos y equipos débiles, cada uno con sus armas, unos más ofensivos (Nobleza y San Cristóbal), otros más ordenados y pragmáticos (Nuevo Horizonte) y otros más intensos e incisivos a la hora de disputar la zona media (Juventud Unida). Lo que queda claro, es que las sorpresas pueden estar a la vuelta de la esquina y sin nada que perder y todo por ganar. Los 4 semifinalistas deberán brindar el máximo para lograr lo único que puede dejarlos totalmente satisfechos, el ascenso.

Publicado por:

Fútbol de Santa Fe 

Comentar