Racing El Campesino 1 – Atlético y Tiro 1

El Tricolor empató en Villa Ocampo con Racing El Campesino

Cuando parecía que la derrota era inexorable, Racing El Campesino pudo alcanzar una igualdad que le da otro aire para cerrar la serie como visitante. Fue 1 a 1 ante Atlético y Tiro Reconquista en Villa Ocampo por el partido de Ida de Octavos de Final de la Copa Federación 2020.

A los 41 minutos del primer tiempo sobrevino un corner desde el sector derecho para la formación visitante. Dicho envío fue restado por una defensa albiceleste que no tomó los recaudos para bloquear una segunda jugada; fue así que en soledad, Sarantonelli pescó el balón y con mucha tranquilidad envió un nuevo centro que con vasta comodidad desvió de cabeza Gonzalo Beuchel para decretar el tanto para Tiro, 0-1.

El cotejo finalizaba y el triunfo visitante parecía casi una certeza.

No obstante a esto, emergió nuevamente la figura del incansable Miguel Montenegro quien, desbordando con habilidad, fuerza e inteligencia por el costado zurdo, se introdujo en el área y metió un centro al mismo tiempo que recibió una infracción en su rostro, dejando solo a un Sandro Venega, que increíblemente no pudo concretar de cabeza a las redes.

Con buen tino, el árbitro de la Liga Ceresina retrotrajo la acción, sancionando la pena máxima en favor del conjunto de Verón.

Con vasta solvencia, el juvenil Cayetano Gariboglio se hizo cargo de la responsabilidad, rematando en forma precisa contra el poste izquierdo del guardameta, y decretando así la igualdad a los 51 minutos del período complementario, situación que derivó en la finalización del compromiso, 1-1.

Revancha en el Barrio Moreno

El partido de vuelta se disputará en la ciudad de Reconquista, en el estadio “Héctor Ñato Vacou”  el próximo domingo 9 de febrero, en principio sería a las 19:30 horas.

Radio Amanecer

Racing «El Campesino» y un valioso empate

Cuando parecía que la derrota era inexorable, Racing El Campesino pudo alcanzar una igualdad que le da otro aire para cerrar la serie como visitante. Fue 1 a 1 ante Atlético y Tiro en Villa Ocampo.

El primer tramo del partido no lució un vistoso nivel futbolístico, en el contexto de un partido que se jugó con una muy alta temperatura. El local encontraba claridad solamente cuando conseguía conectar con la presencia de Miguel Montenegro y lograba tener algo de criterio con las intervenciones de Elías Cabrera por el andarivel derecho.

Dentro de ese tramo, el Tricolor pudo ostentar un poco más de aplomo haciendo que, sin mostrarse claramente superior, pudiera imponer sus condiciones.

Llamó notoriamente la atención que el juez del encuentro haya detenido dos veces el juego en la parte inicial para que los futbolistas se hidraten, algo que es poco usual.

A los 41 minutos del primer tiempo sobrevino un corner desde el sector derecho para la formación visitante. Dicho envío fue restado por una defensa albiceleste que no tomó los recaudos para bloquear una segunda jugada; fue así que en soledad, Sarantonelli pescó el balón y con mucha tranquildad envió un nuevo centro que con vasta comodidad desvió de cabeza Gonzalo Beuchel para decretar el tanto para Tiro.

El segundo tiempo se inició con la misma tónica de lo observado hasta el momento. Daba la impresión de que el dueño de casa no manifestaba reacción alguna, encontrando siempre caminos muy dificultosos para progresar en la ofensiva.

Como contracara, la visita no aprovechaba los espacios que le otorgaba el Campesino cada vez que intentaba lastimar, casi siempre de manera muy desordenada.

Fue así donde se llegó un momento en donde se manifestaba la carencia de ideas e intenciones de ataque de quien necesitaba arribar a la paridad y el excesivo conformismo de un Tricolor que se desentendió de obtener opciones para lastimar, eligiendo enfriar el juego apelando a mañas típicas de conjuntos que desean hacer correr el reloj.

El cotejo languidecía y el triunfo visitante era ya casi una certeza. No obstante a esto, emergió nuevamente la figura del incansable Miguel Montenegro quien, desbordando con habilidad, fuerza e inteligencia por el costado zurdo, se introdujo en el área y metió un centro al mismo tiempo que recibió una infracción en su rostro, dejando solo a un Sandro Venega que increíblemente no pudo concretar de cabeza a las redes. Con buen tino, el árbitro retrotrajo la acción, sancionado la pena máxima en favor del conjunto de Verón.

Con vasta solvencia, el juvenil Cayetano Gariboglio se hizo cargo de la responsabilidad, rematando en forma precisa contra el poste izquierdo del guardameta, y decretando así la igualdad a los 51 minutos del período complementario, situación que derivó en la finalización del compromiso.

El partido de vuelta se disputará en la ciudad de Reconquista el próximo domingo 9 de febrero, en principio a las 19:30 hs.

Paralelo 28

Publicado por:

Fútbol de Santa Fe 

Comentar